Miguel Ángel Converti

En la rica y gloriosa historia de Millonarios hay un espacio guardado para esas leyendas que, siendo verdaderos artistas del balón, no pudieron levantar un título portando la camiseta más gloriosa del fútbol colombiano. La lista está conformada por nombres como Juan Gilberto Funes, José Daniel Van Tuyne, Bonner Mosquera, Héctor Burgues, entre otros. Uno de ellos es Miguel Ángel ‘Ringo’ Converti, exquisito goleador argentino famoso por sus chalacas y chilenas que deleitaron a la hinchada millonaria a mediados de los 70.

Nacido en Banfield, Argentina, Converti surgió como jugador del Club Atlético Banfield, tradicional equipo de su población. Debutó como profesional en 1968 y jugó en el equipo verdiblanco hasta 1971 para aterrizar en Lima, Perú y ponerse la camiseta de Defensor Lima. Chacarita Juniors, club de su país natal, lo vería en 1973 y 1974 de donde partió a Bogotá y se enfundó la camiseta embajadora.

«A mi me llamó un tal Oscar Gómez cuando recindí mi contrato con Chacarita por incumplimiento de contrato y me propuso jugar en Millonarios de Colombia. Yo tenía referenciado al equipo por Delio ‘Maravilla’ Gamboa y no lo pensé dos veces. A mi me recomendó el arquero Horacio Ballesteros, que fue compañero mio en Perú y el cual habló con el médico Ochoa» contaría el ‘Ringo’ a Hernán Pelaez en el Café Caracol.

Converti jugó un total de 153 partidos con Millonarios y anotó 85 goles. Quienes lo vieron jugar recuerdan con nostalgia la espectacularidad de sus goles. Paradojicamente uno de sus goles más recordados no está en los anales oficiales de la historia, pues fue invalidado por el famos árbitro Hernando ‘El Chato’ Velásquez. Una espectacular chilena que se coló en el ángulo en el mejor marco posible: un clásico capitalino. Lamentablemente, antes de la acción el juez había pitado un fuera de lugar. Velásquez reconoció, muchos años después, que de haber sabido que la jugada terminaría de manera tan majestuosa, no había pitado la posición adelantada ára no privar al jugador y al público de semejante obra de arte.

Miguel Ángel recuerda tristemente su única frustración con Millonarios, no haber podido salir campeón. A pesar de tener en sus filas a jugadores de la talla de Willington Ortiz, Juan Irigoyen, José Onega o Arturo Segovia, al ‘Ringo’ le tocó conformarse con un subtítulo (1975) y dos terceros lugares (1976 y 1977).

Pero siempre estuvo presente en la tabla de artilleros. En el 75 fue tercero en esta tabla con 27 goles, tras Jorge Cáceres de Pereira y Ephanor Da Costa Filho de Junior. En el 76 fue el Botín de Oro con 33 dianas, tres más que Palavecino del Once Caldas, Y en el 77 fue segundo con 25 anotaciones, solo superado por el mismo Palavecino que defendía ahora la camiseta de Nacional.

Ahora, con mas edad y esperando cumplir el sueño de dirigir al conjunto albiazul, Converti es asiduo visitante del Estadio El Campín. No es raro verlo hinchando por Millos y estando pendiente de un equipo que se le metió en lo más profundo de su corazón. Aún recuerda y cuenta con alegría los goles en los clásicos capitalinos (14 con los azules, uno con el cardenal) y su periplo convirtiendo anotaciones fantásticas en todas las plazas el país.

ABSALOM HERRERA ACERO

TW: @AbsalomHerreraA

Este es un video homenaje para un especial sobre Miguel Angel Converti hecho hace cuatro años por LosMillonarios.net

Leave a Reply