Memorial de agravios

Memorial de agravios

A estas alturas de la Liga Águila 2017-1, Millonarios debería estar ya clasificado a las instancias finales. Los altibajos en el nivel de sus jugadores, errores infantiles y falta de definición de los delanteros nos tienen, dentro de los ocho finalistas, pero todavía luchando por conseguir los puntos necesarios. Dicho esto, no es justo que, teniendo problemas propios, se le sumen los errores y el acoso, sí así de grande, al que está siendo sometido por los árbitros y la Comisión Disciplinaria de la Dimayor.

Repitiendo que, aunque no son excusa para el puesto en la tabla de posiciones, sí queda el sinsabor de los errores repetitivos del arbitraje en contra de los embajadores. Recapitulemos. En la fecha 1 contra el DIM, el juez Juan Pontón, mostró una segunda amarilla al central Figueroa luego de una falta inexistente, dejando con 10 hombres a Millonarios. Fue determinante en el resultado final esa noche.

La “joya” de Ulises Arrieta dirigió el clásico de la fecha 2, que se jugaría después de los demás partidos de esta, dejando de pitar un penal más grande que el edificio nuevo de la Federación Colombiana de Fútbol, en contra de Santiago Mosquera, cuando el partido registraba un 1-0, favorable a los azules. Fecha 4, Gustavo Murillo en Rionegro, dejó de sancionar un penal sobre Deiver Machado. En la fecha 7, Gustavo González (recuerden este nombre), permitió en menos de 45 minutos que La Equidad, a punta de faltas y pierna fuerte, sacara del partido a Jacobo Kouffaty lesionado.

La cosa sigue. En la fecha 8, Nolberto Ararat fue indolente ante el codazo de Carrillo, jugador de Jaguares F.C., que le fracturó el rostro a Andrés Cadavid. En la fecha 10, Andrés Rojas permitió el juego mal intencionado de los jugadores de Santa Fe; tanto que el propio técnico albirojo, dejó en el banco a Balanta para la segunda parte porque ya había sido perdonado en dos ocasiones su expulsión. Luis F. Trujillo, en la fecha 15 frente a Huila, es el que permite el juego brusco contra Kouffaty.

En Manizales por la fecha 16, Gustavo Gonzáles (¿lo recuerdan vs Equidad?), no solo se aguantó que cortarán con faltas alevosas el juego del volante 10 venezolano de Millonarios, sino que no pitó un penal clarísimo sobre Deiver Machado. Además, expulsó por un reclamo valido al profesor Russo quien en su trayectoria se ha mostrado respetuoso con los árbitros, siendo expulsado muy pocas veces. Y el martes, la otra “joya de la corona”, Wilson Lamouroux, no pitó un penal y además anuló una jugada de gol a Ayron del Valle.

Hay más. La Comisión Disciplinaria de la Dimayor le aplicó dos fechas de sanción al profesor Russo, sin haber antecedentes de él y con el atenuante de ser un reclamo más que valido. Así mismo abrió investigación contra el resto del cuerpo técnico por supuesta agresión verbal a un oficial de la Dimayor. Para colofón de la historia, Jacobo Kouffaty fue sancionado por “hacer equivocar al simular” al árbitro que castigó con una amarilla dicha infracción, en un partido, como dijimos arriba, fue descarada la pierna mal intencionada en contra del venezolano.

Esta Comisión está integrada por Jorge Iván Palacio, ex presidente de la Corte Constitucional, en donde lo recuerdan por ser acérrimo hincha de Atlético Nacional; Margarita Cabello, actual Presidenta de la Corte Suprema de Justicia, protegida de Alejandro Ordoñez, destituido Procurador de la nación y ex precandidata a la Gobernación del Atlántico impulsada por Fuad Char, propietario del Junior de Barranquilla; y Eyder Patiño Cabrera, oriundo del departamento del Huila, allegado al Presidente de la Dimayor, el también opita Jorge Perdomo.

Caben varias preguntas ¿Qué buscan estos juristas renombrados acosando mediante sus sanciones a Millonarios? ¿Cómo es posible que estos magistrados, emitan un boletín sancionado a un jugador, con una fecha anterior a los descargos realizados por este mismo? ¿Por qué la Comisión Disciplinaria no sancionó de oficio al jugador de Jaguares que le fracturó el rostro a Ándres Cadavid? ¿Por qué la comisión arbitral no ha sancionado a los árbitros que han fallado garrafalmente en contra de Millonarios? ¿Por qué la comisión arbitral, en estas instancias finales, nombra árbitros para los partidos de Millonarios con pocos partidos pitados en el torneo o jueces que tienen cuestionamientos en su rendimiento?

Las patadas recurrentes sin castigo de los árbitros a Kouffaty y los penales no pitados están en videos. La conducta respetuosa de Miguel Angel Russo con los árbitros está probada a lo largo de su carrera. En cambio, queda en el aire la duda sobre las actuaciones de las comisiones arbitrales y de disciplina; son demasiados errores y sanciones desmesuradas para un mismo semestre.

Qué bueno sería, como en otros países, que los árbitros y los comités que regulan el torneo dieran explicaciones de sus actuaciones y fallos. No puede ser que no se les pueda hacer ningún tipo de escrutinio y, de esas cosas que solo pasan en Colombia, las jugadores y dirigentes sean callados por sus reclamos con multas y sanciones.

No nos regalen, pero tampoco nos quiten.

 

Mauricio Gordillo

@Maugor