Fuera Amber Capital

Fuera Amber Capital

Cuando nacía un Buendía, Úrsula Iguarán la matrona abuela del clan macondiano, ya sabía que ocurriría con sus descendientes con solo saber el nombre de ellos. “Es como si el tiempo diera vueltas en redondo” exclamaba. Pues este mecanismo de repetición inventado por Gabo, terminó por enquistarse en Millonarios. Ya sabemos, con tres meses de anticipación, que el proyecto Amber Capital repetirá la misma historia de los últimos años para el 2018: numerosas apuestas en jugadores y ningún refuerzo de categoría.

Recuerdo la rueda de prensa al comenzar este semestre, donde quien firma esta editorial le preguntó al presidente Enrique Camacho, por qué en sus palabras nunca aparecía como prioridad salir campeón. En ese momento argumentó que ser campeón estaba intrínseco en los objetivos del cuadro albiazul. Hoy cuando la entrevista a El Espectador, que a propósito es demasiado condescendiente con Camacho, está en caliente, vemos que para ellos definitivamente ser campeón no es una prioridad. Lo único que ahora les importa es formar jugadores y tratar de venderlos para que el equipo sea auto sostenible. La prioridad es ser vendedores como el Cali o Nacional y no ganadores de títulos como merece la hinchada y el nombre del equipo que ellos representan.

Pero las razones aún siguen siendo más infaustas que los resultados del equipo en los últimos años. Hablan de poco presupuesto, cuando son el dueño de equipo en el fútbol colombiano con más dinero, medir riesgos de inversión, cuando un fondo buitre como Amber se alimenta de riesgo precisamente. No contratar una figura porque corre el riesgo de lesionarse, según Camacho, rompe las barreras de la mediocridad y falta de conocimiento de la institución que ellos lideran.

¿Que hacer? Bien difícil para nosotros los hinchas de Millonarios obligar a los dueños a vender. Pero sí podemos protestar pacíficamente ante tanta desidia, mal manejo y burlas de Amber Capital y sus empleados Gustavo Serpa y Enrique Camacho. Hay que hacerles sentir el malestar nuestro y que sientan que nada de lo que planean a futuro está acorde con nuestras exigencias. Algunos han optado por no volver al estadio mientras sigan siendo dueños del equipo.

Los que no vayan y los que estaremos en el estadio el próximo partido frente a Pasto, les extendemos la invitación hecha por algunos socios minoritarios de agitar pañuelos blancos al minuto 15 del primer y segundo tiempo. Si está en la casa, suba a sus redes sociales foto o video agitando el pañuelo. En la cancha a estos jugadores les deseamos lo mejor y nunca iremos en contra de apoyarlos durante los 90 minutos y querer que Millonarios gane partidos. Pero con los dueños de Millonarios es a otro precio. Así salgamos con un título este semestre, que dentro de la mediocridad del FPC se puede dar, la consigna es protestar en adelante hasta que se vayan. No tendremos una dinastía ganadora si ellos siguen como dueños del equipo.

Los Buendía se acabaron porque el mecanismo se desgastó de tantas generaciones sin una segunda oportunidad sobre la tierra. A Amber Capital ya se le agotaron las oportunidades de demostrar que quieren invertir como Millonarios lo merece. ¡AMBER CAPITAL VENDAN YA!

MAURICIO GORDILLO

@MAUGOR