Sigue vivo el optimismo

Sigue vivo el optimismo

Ganamos, pero hay cosas por mejorar. Con esa frase podría definirse, de la manera más sencilla, la reciente actuación de Millonarios, que terminó con victoria a domicilio frente a Envigado.  Quizás la forma no fue la que se esperaba, pero el resultado si era el que se necesitaba, por eso se puede uno encontrar en medio de un debate entre el qué y el cómo.

Millonarios ganó y luego de casi seis meses sumó de a tres en condición de visitante, la más reciente victoria había sido 0-3 el 07/11/2016. Durante ese tiempo disputó ocho encuentros de Liga fuera de su casa (siete durante 2017, en la que está en disputa). Miguel Ángel Russo probó con nombres y esquemas diferentes y le funcionó; su equipo se repuso de un flojo comienzo de partido y remontó mostrando destacadas individualidades. Los goleadores, tras otra variante acertada del DT, se vieron cómodos jugando al tiempo y lograron anotar. El equipo regresó al grupo de los ocho y depende de sí mismo para lograr la clasificación a las finales; llegó con un objetivo a Envigado y regresó a su casa con él cumplido. Esas son las cosas a destacar.

Ahora lo que preocupa: si bien el equipo mejoró en la posesión de la pelota pasa mucho tiempo para que engrane y genere opciones (tiempo que un equipo de más peso nos puede cobrar). Al equipo le siguen llegando poco, pero le anotan (lo mencionó Russo en la rueda de prensa). En defensa seguimos teniendo un punto flaco, ya son varios los partidos donde no tenemos regularidad en los cuatro de fondo, se turnan el que desentona. Sufrimos de más ante rivales que uno pensaría son más débiles que nosotros.

Claramente este Envigado no es el medidor que uno quisiera para saber a qué podemos aspirar, pero por calendario fue el que nos tocó y lo superamos. Antes nos habían tocado unos similares y los resultados no fueron buenos.  Siempre será motivo de alegría un triunfo de Millonarios sobre todo ahora que la Liga entra en su parte final del todos contra todos y se hace estrecha la diferencia entre unos y otros (entre el puesto tres y el doce solo hay cinco puntos de ventaja). Hay que empezar a entender lo que viene diciendo Russo desde el inicio; acá todos es paso a paso y la próxima parada es en casa frente al Huila, primero superarlo y después vamos pensando en el resto.

Hay muchos detalles que afinar, hay hombres que aún deben; el equipo sigue en construcción y siempre será mejor hacerlo en medio de un entorno tranquilo, entre victorias y dando señales de mejoría. Aún es temprano para sentenciar o para cantar victoria. Seguimos en la pelea, sigue vivo el optimismo.

 

Juan Pablo Camelo S.

@juanpcamelo