Russo y sus pendientes

Russo y sus pendientes

Aún estoy tratando de encontrar una explicación que justifique el cambio tan abismal que sufre Millonarios cuando no juega de local. Del equipo rápido y eficaz que hace ver mal a los rivales que lo visitan, a excepción del DIM, no hemos podido ver ni un poco en los juegos que ha salido de casa.

Tras 13 partidos dirigidos, de manera oficial, y con un equipo aún en construcción, el Millonarios de Miguel Ángel Russo atraviesa hoy el momento de mayor tensión, desde su llegada, luego de conseguir un punto de nueve posibles en sus últimas tres presentaciones. Cabe mencionar que esos últimos tres partidos fueron en condición de visitante. Esa es una tarea pendiente para Russo y sus muchachos.

Más allá del clima, de las canchas, del público y demás, queda la sensación de ser derrotado con poco y verse doblegado por equipos livianos, sobre el papel. Empate contra Rionegro Águilas (de floja campaña), derrota contra Jaguares (vencido en casa por el modesto Equidad, por ejemplo), derrota frente a Santa Fe (6 días después haberlo goleado), empate contra Junior (tras iniciar ganando, en crisis y con DT recién llegado) y derrota contra Alianza Petrolera (de irregular campaña en casa). Es difícil rescatar algo de los partidos mencionados, el equipo no se ha visto bien afuera.

Mañana se cumplirán tres meses exactos desde que Miguel Ángel Russo dirigió su primera práctica con Millonarios, tres meses de asumir el comando de este barco que estaba a la deriva luego del desleal gesto de un compatriota suyo, cuyo nombre no vale la pena mencionar. Tras la eliminación prematura de Copa Libertadores todos los esfuerzos se centraron en la Liga y a pesar de la derrota en el debut se hizo fuerte en casa consiguiendo resultados contundentes y victorias con autoridad.

Tratando de consolidar un once, a pesar de las sanciones y lesiones, Russo ha utilizado 6 equipos inicialistas diferentes en 11 juegos de Liga y quizás eso puede verse reflejado en el rendimiento del equipo; fuera de su casa utilizó 4 equipos titulares diferentes en 5 juegos.

Es complicado entender y asimilar que este es un equipo en construcción, que es difícil apropiarse de una idea cuando hay tantos cambios, obligados la mayoría de veces, y que los rendimientos individuales varían demasiado, sobre todo cuando no se tiene continuidad. Russo probó y pecó, últimamente; Si bien el entrenador habló de querer mostrar una cara nueva en condición de visitante, refriéndose a los dos últimos juegos (vs Junior y alianza Petrolera) no sería nada raro que regrese a la fórmula con la que ya sumó de a tres en El Campín, con los extremos veloces. Las variantes que usó recientemente no respondieron de la manera adecuada a su confianza.

Se viene un juego importante contra Nacional, un juego que nadie quiere perder, ni ellos ni nosotros, y Miguel Ángel tendrá de nuevo toda la plantilla a su disposición. Ya el entrenador ha logrado consolidar una defensa, una que el hincha se puede repetir de memoria; ahora tendrá que hacer lo propio con el resto de su equipo principal. Ya hay hombres que dieron luces de lo que pueden aportar, pero hay que ser pacientes. Si hay algo que este Millonarios nos ha enseñado es que no se puede sentenciar a nadie y que la pelea pareja por un puesto va a ser constante. Hay que ver el caso de Rojas, por ejemplo; al inicio del año nadie se iba a imaginar que a esta altura lo íbamos a extrañar tanto.

Todo en su justa medida. Cuando hubo goleadas y buen juego nadie aseguró que la Liga estaba ganada. Ahora con las dudas que aparecen jugando fuera de casa sería apresurado decir en este momento que no nos va a alcanzar para pelear. Hay un DT que siempre ha sido auto crítico y confió en que, junto a un grupo comprometido, encuentre el camino que lleve al triunfo. Paciencia y confianza; ahora mismo necesitamos equipo para una sola competencia y relevos que puedan dar una mano cuando se requiera.
JUAN PABLO CAMELO S. 

@juanpcamelo