Ganar o ganar

Ganar o ganar

Me resulta imposible saber que va a pasar con Millonarios en la actual Liga. No tengo el poder de algunos “visionarios” que dan al equipo por muerto y que desde ya, faltando cuatro fechas por terminar el todos contra todos, están sentenciando jugadores, graduándolos de “troncos” y esperando el golpe para lanzar un “se los dije”; para alimentar su ego.

Millonarios volvió a caer en su última salida y las críticas aparecieron; algo apenas normal cuando las cosas no se hacen bien. Hubo individualidades que no estuvieron a la altura, Miguel Ángel Russo falló en la lectura del juego y a pesar de mostrar cierta mejoría, respecto a otros encuentros, se dejó de sumar en una plaza poco complicada. Cuando escasean los puntos es difícil reconocer algún avance; más aún cuando nos ganan con tan poco.

Me preocupa la irregularidad del equipo de Russo. Volvió Vikonis y poco pudo hacer para que le anotaran en dos ocasiones, Maxi no se ve cómodo jugando por el centro como se le veía por la banda, sin Duque (que extrañamente jugó un flojo partido) no hay recuperación, a Duvier se le cerró el arco y el DT parece no encontrar una idea confiable para encarar rivales, sobre el papel débiles, ni darle la vuelta a situaciones adversas (salvo el juego en Envigado). Más allá de la forma en que este quipo tuvo que arrancar el año y las dificultades que rodearon la pretemporada creo que con la nómina que se conformó (aún sin ser del todo aprobada por un DT que vino a apagar un incendio) no deberíamos estar esperando resultados de terceros para mantenernos en el grupo de los 8.

Se viene una serie de tres partidos seguidos en Bogotá y ahí está la clasificación. Hay que ganarlos, no hay de otra. Como hincha, más allá de todas las cosas que no me dejan estar tranquilo, siempre voy a desear que al equipo le vaya bien, que clasifique y que de la pelea en finales. Que los que no andan bien se levanten y den una mano en lo que queda. Lo hago con este grupo y lo haría si hoy nos tocara encarar la recta final de la Liga con el kínder de Cortés. Nunca voy a entender al que dice ser hincha y antes de un partido ya sabe que el equipo lo va a hacer mal, o al que dice que no tenemos con qué y que prefiere no estar en finales por eso. Si querían siempre estar tranquilos, y no sufrir por un equipo, por el lado del futbol no era.

Pasa lo mismo con los jugadores. No pretendo ser abogado de nadie porque es su rendimiento el que tienen que hacerlo en la cancha, y sé que muchos andan lejos del nivel esperado, pero hay que tener claro que son ellos los únicos que pueden revertir el momento actual.  Si hay que hacer una crítica se hace pero tampoco puede uno ensañarse; cada partido es una historia diferente y aún estamos en competencia como para andar repartiendo sentencias. Hay que tener presente que todo aquel que se ponga la camiseta de Millonarios tiene que tener respaldo, no podemos convertirnos en nuestro propio enemigo. Si nosotros no lo hacemos con los nuestros nadie lo va a hacer.

Entiendo la bronca y entiendo el malestar pero hay que tener claro que más allá del gusto o el disgusto hacia algún jugador está Millonarios; si a él le va bien nos va bien a todos.  Guste o no, nos está representando esta plantilla. Que pese más el amor por Millonarios sobre el rechazo que pueda generar un nombre. Ya habrá tiempo para hacer evaluaciones y balances, en su momento, hoy juega Millonarios y solo espero verlo ganar, con los jugadores que sea.

 

JUAN PABLO CAMELO S.

@juanpcamelo